sábado, 18 de septiembre de 2010

NACER DE NUEVO...


Nacer de nuevo...renacer...volver a intentarlo...
Surgir de las cenizas como el Ave Fénix...
¡Cuántos sabemos de esto!
No importan las piedras del camino ni las sinuosidades que muchas veces te llevan al mismo punto del sendero que dejaste atrás.Lo fundamental es la senda porque mientras tengás por delante de tus ojos una que se pierda en el horizonte, sabrás que podés seguir adelante.Mientras tanto, el camino tiene bellezas insospechadas para saciar tu alma.
El caer te da la posibilidad-siempre- de levantarte y reiniciar tus pasos. En algún lugar, es cierto, te aguarda la orilla de tu vida; eso es inevitable.Pero en tanto ella llegue hasta tu horizonte, las posibilidades del caminante son infinitas.Sólo debés tener oídos para escuchar, ojos para ver e intuición para saber dónde están esas posibilidades y no dejarlas pasar.
La vida es maravillosa. Porque además de lágrimas te ofrece muchísimos momentos de alegría.
Yo la siento como una copa de buen vino que se va degustando lentamente, saboreando cada gota que llena tu boca de aromas, nacidos quién sabe en qué viñedo para llegar hasta tu paladar convertido en esencia, como debemos paladear la esencia de las cosas que nos son otorgadas y que vamos entramando entre los hilos de nuestra existencia. Telaraña inescrutable que vamos tejiendo y destejiendo con los avatares de los años. Red de finas hebras que se va entrelazando con otras redes de otros seres que, cerca o lejos, comparten con nosotros un tiempo y un lugar sobre el planeta.
Como compartimos nuestro tiempo y nuestro lugar sobre esta América Latina que nos nutre y nos contiene.
Hoy decidí dejar mi llanto...éste que nace a la vera de tu ausencia...al conjuro de tu silencio inexplicable...porque no soy un espíritu cerrado que no vaya a entender situaciones nuevas. Todo lo contrario...Amo las palabras que nos comunican sentimientos, que nos expresan razones, aunque muchas de ellas nos lastimen...Las heridas tienen la posibilidad de curarse...La ausencia de palabras abre mil heridas que no se cierran porque las posibilidades de lo que pudo haber pasado también son infinitas...La imaginación compone escenas en las cuales el corazón siempre se desgarra; ¡y cómo duele!
Hoy decidí cerrar mi pena. Nacer de nuevo, eterna posibilidad de los recomienzos...Porque no es bueno que haya dejado escondida mi alegría de vivir porque no hayás encontrado las palabras para la despedida...o para los mutismos.
Porque hoy, caminaba las veredas de mi calle de la mano de Ana Clara y la risa de mi nieta competía con la risa del sol que nos envolvía tibiamente...y yo sentí que me devolvían a la alegría de saberme viva, de saberme amada por todos los que cada día se merecen mis sonrisas...¡¡¡Y yo también los amo!!!
Entonces, acaricio el cofrecito de mi corazón, en el huequito cálido donde mi amor por vos está guardado para siempre-porque nunca va a morir-...y me voy a desandar los días de mis pequeñas felicidades cotidianas...
¡¡¡Me voy a saborear la VIDA!!!

Haydée Norma Podestá
Rosario, caminando mis calles, 18/09/10

1 comentario:

Mary dijo...

Maravilloso!!! si, si si!!! saborea la vida...los pequeños momentos...degustala...aromate con ella...y siembra el amor en tu corazón...dejalo allí...ya florecera...se convertira en un ala...o un canto...sera un fruto de recuerdos...cuando tengas nostalgia...lo sacara como una imagen fotografiada por tu emoción...y miraras en ella todo ese amor que le diste...Y seguiras...escribiendo y viviendo esta vida...y mis ojos agradecidos...vendran a refrescarse en tus palabras...Hable demasiado cierto?...Me encanto tu escrito...