martes, 31 de agosto de 2010

A VECES, EL AMOR...

A veces el amor se va, deslizándose
por los fríos túneles del tiempo,
sin importale las caricias demandantes
que rompieron las barreras de los cuerpos.
A veces el amor se va, como
se escapa el agua de los dedos,
huyendo del calor que la contiene
ignorando la ternura de los besos.
A veces el amor se va, olvidando
la explosión pasional de ardiente lecho,
como se aparta el ebrio de la copa
después de saturado su deseo.
A veces el amor se va, como
se escapa el humo de una hoguera
diluyendo la embriaguez del rito
de poseer el cuerpo que lo espera.
A veces el amor se va, sin importarle
el ansia incontenible que despierta,
porque, a veces, el amor tan sólo
es nube pasajera que se aleja.

Y como la nube que no deja rastros
en el límpido añil que la cobija
así, a veces, el amor supone
que no deja huellas en el alma herida...
pues, a veces, el amor es sólo
la excitación febril de unas caricias,
olvidando un corazón que, amante,
llorará las horas de extraviada vida.

Haydée Norma Podestá
Fisherton, 31 de agosto de 2010
derechos reservados

3 comentarios:

Mary dijo...

¡Ah! Haydée, que bello es tu poema...tan necesariamente realista...pero hermoso...¡me encanto!...gracias por compartirlo con mis ojos...un gusto leerte.

Delirios de Muñekita CaT dijo...

ola!! tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs.

Y por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos blogs con mas visitas.

Espero tu Respuesta a munekitacat19@hotmail.com

Un cordial saludo

Catherine Mejia

Sergio Amaya dijo...

Que hermoso verso, querida Haydée. A veces el amor..., aunque para mi y creo también para ti, por tu obra, siempre el amor... Besos. Te dejo la direccióm de mi blog: www.novelasdeamaya.blogspot.com y cuentosinfantilesdelabuelo.blogspot.com