viernes, 14 de enero de 2011

AGRADECIMIENTO


Hace mucho que no publico en mi blog...
Como esos caballos devorando campos en su carrera hacia un destino que no podemos conocer, mi existencia se ha precipitado en una carrera hacia mis objetivos.
Por primera vez en mi vida, he dicho NO a los deseos o a los pedidos de los otros para convertir ese no en un SÍ pleno para lo que yo deseo.
Por primera vez en mi vida he pasado a considerarme  importante y a hacer realidad el amarme para poder amar al prójimo como yo me amo, deseando lo mejor para mí y para los demás.
Por primera vez en mi vida visualizo mi entrega a los demás desde el bienestar y el sentirme conforme y bien conmigo misma.
No sé si alguien lo puede pensar como egoísmo...yo no lo veo así, porque no dejo de tener en cuenta a mis hermanos en este devenir de la vida por mi lugar en el mundo. Pero quizá he comprendido que si yo no estoy bien con mi persona, no puedo estar bien con los demás...Además, la larga observación de los años y las experiencias de vida me han hecho comprender que mi prójimo primero busca estar bien consigo y, desde allí, se vuelca-o no- hacia los demás.
No he cambiado; sólo he aprendido a quererme y a valorarme. Y el aprendizaje parte del amor de los otros hacia mí. Si hay tanta gente que me quiere y me respeta por lo que de algún modo he llegado a ser, ¿por qué no voy a quererme yo? Creo que recuperé mi autoestima.
Desde el primer impulso, lento, muy lento, para despejar el desván de cosas inútiles, hasta las ganas actuales de resolver lo pendiente y de cumplir los sueños, no ha pasado mucho tiempo físico...pero en cambio, ¡¡¡cuánto tiempo cósmico se ha precipitado!!!
El sendero vuelve a ampliarse y a mostrarse despejado...y a la cima de la montaña se llega andando y desandando, trepando y descendiendo, subiendo cuestas y desafiando abismos.
¡¡¡Mi agradecimiento a la VIDA por todo lo que recibo cada nuevo amanecer!!!
Los amo a todos.
Haydée

2 comentarios:

Antonio Urdiales Camacho dijo...

No sé si por primera vez en tu vida, pero desde luego, al menos en esta ocasión, has tomado la decisión correcta. Ya está bien de ser como los demás quieren que seamos, de hacer lo que los demás quieren que hagamos, de pensar lo que los demás quieren que pensemos. Ha llegado la hora de ser uno mismo, con sus consecuencias, pero sobre todo libre. Felicitaciones por la decisiòn.

Un beso.

Haydée Norma Podestá dijo...

¡¡¡Muchísimas gracias, Antonio, por tus palabras!!Un beso, Haydée