miércoles, 10 de noviembre de 2010

LARGA ESPERA


Ocho y treinta...
espero un poco…un poco más…
lejos, suenan las campanas de la iglesia…
larga espera.
El canto de un zorzal pincha sus  notas
en los ladridos informes de los perros.
El bosquecito de pinos
se estremece
con el canto interminable de un hornero,
en tanto
en trepidante traqueteo,
pasa un tren,
una moto cruza las vías…
Ésas que se pierden al oeste
donde mi sol de amor muere
en tu océano
día tras día.
El teléfono suena impertinente…
La vida de todas las mañanas me reclama;
me desvisto de mi piyama lila,
calzo el vaquero viejo en la cintura,
busco la musculosa blanca con puntillas
y las alpargatas negras
vencidas de andar y desandar las calles
húmedas de fronda
de mi barrio.
Y comienzo a irme, lentamente,
lentamente...
Lentamente…
Hacia el olvido.

Entonces, llegas en el sol,
y nos amamos
-amontonamiento informe nuestras ropas
sobre el piso-
misteriosamente unidos
por instinto
por deseo
por pasión
o lo que fuera…
¡No me importa ser loca y la locura
de amarte enfebrecida!
Mi cuerpo de mujer pulsa vibrante
el susurro apremiante de tus voces
hilvanando urgencias de amor
en vívidas caricias,
amontonando torbellinos de palabras
que dejan sin palabras mis sentidos…
y esta presencia tuya-
masculina presencia-
que no entiendo por qué…por qué…
a mí, que soy rebelde
me domina.
Tengo que nombrarte…
Sentir nombrarme…
Unir los nombres
en una cópula de amor
que rasga el aire
saltando las barreras infinitas.
Así me calmo y me relajo;
me vuelvo a vestir,
salgo al sol de mi mañana,
 le hago un guiño al cielo,
río a pleno pulmón,
aspiro el aire
y me pierdo –feliz- en la cotidiana obligación
de cada día.


Haydée Norma Podestá
Rosario, 16/10/06
Santa Fe, Argentina
Del libro inédito “Realidad y proyecciones”

1 comentario:

yhoel dijo...

Querida!!! Heidi gracias por el comentario, lo tomo como una critica constructiva.
Y para desde esa perspectiva corregir mis errores
desde luego que estoy encantado
de poder escribirte. Y si en algún momento decides venir a Perú pues aquí estaré esperándote para recibirte con un gran abrazo
y una copa de un buen pisco sour
espero no sea una "LARGA ESPERA"
Heidi corazón te mando un fuerte abrazo y estaré esperando con zozobra tu respuesta.