lunes, 1 de febrero de 2010

LAS FRONTERAS

“Una frontera siempre es inquietante”…
Porque marca un límite. Un límite en el camino; un límite en el destino.
Una frontera encierra, pone una barrera a la libertad del vuelo, a la continuidad del camino. Semeja los barrotes de la jaula para el pájaro de canto prisionero; el vallado que cerca las dimensiones inmensurables del paisaje.
Es algo concreto; está allí, nadie lo duda. Puede respetarse, saltar sobre ella o ignorarla. Pero está…
Sin embargo, hay lugares que se ríen de los límites; hay espíritus que no los asimilan. ¿Cómo se marca una barrera en el cielo, cómo se traza una línea sobre el mar? ¿Quién puede limitar la intimidad del pensamiento? Sólo las fronteras interiores que nos imponemos a nosotros mismos.
Muchas veces, la frontera es el silencio interior que levantamos frente al silencio de los demás. Y, mientras ensayamos la máscara de una sonrisa, tibia frontera interna de llanto nos marca el límite a los por qué que nunca nos podremos responder con esa exactitud de las cosas ciertas, con esa certeza que oculta el silencio de los otros, el silencio del otro.
Más allá de todos los silencios, más allá de todas las fronteras impuestas, se puede ser feliz si las vallas con las que intuitivamente nos defendemos, poco a poco, deliberadamente, las hacemos desaparecer…
Sólo así floreceremos en los espacios siderales y podremos volar, mensajeros cósmicos, cualquier tiempo, cualquier lugar, cualquier edad de la galaxia para la que fuimos destinados desde siempre.

Haydée Norma Podestá

3 comentarios:

Yoel Ventura Rivera dijo...

En el mundo virtual no existe mundos con limites...
no hay limites en este mundo...
por eso es que tengo la dicha de sin estar a tu lado conversar con usted desde mi rincon..
sentado con el computador..
tiritando muchas veces con el frio abservente que solo sua amistad lo espanta..

Yoel Ventura Rivera dijo...

En el mundo virtual no existe mundos con limites...
no hay limites en este mundo...
por eso es que tengo la dicha de sin estar a tu lado conversar con usted desde mi rincon..
sentado con el computador..
tiritando muchas veces con el frio absorvente que solo sua amistad lo espanta..

Adriana H. Cárcamo dijo...

En este mundo existente donde mi frontera nos envuelve...
Te mando besos seguros a tu corazón nada duro.
Me encantó tu publicación " Las Fronteras". Te quiero un montón.

Adriana H. Cárcamo y Podestá.