sábado, 26 de septiembre de 2009

UN SOL DE MEDIANOCHE




La noche viene con el verso en las entrañas

haciendo un poema de amor entre las carnes...


Esos rasgos que escribimos sin descanso

son grabados por tu cuerpo y por el mío...


No hay silencios que habiten en el alma

y el verbo se genera sin fatiga...


La oscuridad se presenta luminosa

cuando el amor la ha llenado de destellos...


Un nuevo sol va habitando el horizonte;

tú y yo, solos los dos, y el infinito.


Jeme Mazzetti Burga