jueves, 10 de noviembre de 2016

RUTINA



La vida cotidiana
La de todos los días,
rutinaria,
con las predecibles palabras
de acciones predecibles.
La que me sumerge en el aburrimiento
de las cosas vistas.
Mirar un horizonte
con  sabor predictivo..
Esas interminables costumbres
que nos tornan en máquinas,
que vuelven gris la vida.
La vida cotidiana…
Interminable sueño…
Inacabable monotonía...

Hasta que rompe los esquemas
un largo grito.
Surge de las entrañas mismas,
aflora por mis labios
buscando aturdir al Universo.
¿Sabrán los cósmicos confines
de estas ganas locas de tenerte
piel a piel
silenciando tus gritos con mi boca?
¿Conspirarán los polvos estelares
la posibilidad  sutil de un solo instante?
Un chispazo de tu vida y de la mía,
un suspiro,
un destello,
infinitesimal deleite
de sentir el sabor de lo imposible
convertido
en  locura fugaz
en la aventura
de ser nosotros …
magia interminable de unas  horas…
Después, nada más…
Seguir viviendo,
la vida de todos los otros días
con las cosas cotidianas.

¡Ay, amor!
En un reloj de arena
se nos fuga el tiempo…

Haydée Norma Podestá.

Fisherton, 10/11/2016

Derechos reservados