sábado, 18 de febrero de 2012

MI PRIMER RECUERDO

En las casas, y mucho más en las casas antiguas, hay rincones especiales que va bautizando el uso diario.
En nuestro jardín estaba uno al que llamábamos "la canilla del frente".
Quiero imaginarme hoy cómo era ese lugar, pero los recuerdos se me mezclan con la vista del cantero de las sombrillas de la Virgen  que actualmente lo ocupan.
Sin embargo, surge como una visión verde y espinosa, la araucaria cercana, con sus ramas hasta el suelo que formaban una especie de refugio donde nos escondíamos a jugar las horas más calurosas de los interminables veranos; las yemas de mis dedos me avivan la memoria con la sensación de su tronco áspero y rugoso mientras allá arriba se balanceaban las enormes piñas verdes  que encontrábamos en el suelo después de las tormentas.Vuelvo a escuchar a las pirinchas parlanchinas que hacían nido en su copa mientras intento olvidar a los murciélagos que también la usaban como albergue y que, en las noches estivales, me hacían tener miedo de salir al patio ensombrecido.
Puedo volver a ver las matas de tuyas recortadas como arbustos que estaban en las esquinas de los caminos de pedregullo rojo, que bordeaban grandes espacios con canteros de flores y con césped.
Resurgen los pinos y los cedros, plantados sobre el largo límite del terreno, que da sobre las vías, recostados sobre el  cerco de ligustros, altísimo para mi pequeña estatura de niña .
Llega a mí el perfume de las manchas rosas de un enorme laurel de flor, ya desaparecido y al cual extraño hasta ahora.
Todo esto formaba el entorno de la canilla mencionada; canilla puesta allí para facilitar el riego, enhiesta sobre un rígido caño que la elevaba unos cincuenta centímetros del suelo y que ejercía una atracción mágica para mi hermano y para mí porque allí escapábamos al control de nuestra madre, siempre atareada en sus labores o cosiendo en las habitaciones que daban al jardín del fondo de la casa grande.
Un día, tendría yo unos cinco años,  estábamos por salir a nuestras habituales visitas a algún familiar o amiga de mamá,  quien ya nos había cambiado, impecablemente vestidos de blanco, y , luego de recomendarnos de que no nos ensuciáramos, procedía a su propio arreglo.
Entonces la memoria me lleva a darle la mano a mi hermano y conducirlo hasta la canilla del frente. Me veo agachada junto a ella, abriéndola entre los dos, dejándole salir un potente chorro de agua cristalina que iba inundando sin piedad el espacio a su pie, mientras nosotros nos dedicábamos a hacer  tortitas , felices e inocentes , disfrutando de ese maravilloso placer que es modelar el barro con las manos...hasta que sentimos la voz airada de mi mami, que no podía creer lo que sus ojos estaban viendo.
Por supuesto,  al ser la hermana mayor, siempre me achacaban toda la responsabilidad de nuestras travesuras...y mientras nos comunicaban que se suspendía el paseo, yo recibí el único chirlo que me dio nuestra madre y  experimenté el  primero de sus enojos que yo puedo recordar.
Por suerte, la famosa canilla continúa imperturbable su vida en el mismo rincón del parque, y, cada tanto, una sonrisa mía revive nuestras siestas de escultores de barro, mientras ella me hace un cansado guiño de complicidad.

Haydée Norma Podestá
Fisherton, Rosario, 18 de febrero de 2012.
Derechos reservados.


Mi cuñada Susanita, mi hermano Pirucho, con quien fuimos compinches de muchas travesuras, y yo, en octubre de 2011.


9 comentarios:

CARNA dijo...

en esta entrada ,me fui a mi infancia ,y esboce una sonrisa,recordando mis "pillerias"
un beso

Haydée Norma Podestá dijo...

Chelo, en "Publimentar 1"- Feb 18, 2012 01:42 PM
Qué bonito y entrañables recuerdos te trae esa canilla,
a pesar del "chirlo" que te dio tu mamá jeje,
es que ir vestiditos de blanco y ponerse a modelar el barro.....
Me encantó leerte, parece como si os hubiese estado mirando por un agujerito.
Besos amiga.

Haydée Norma Podestá dijo...

Sergio A. Amaya Santamaría, en "Publimentar 1"- Feb 18, 2012 09:22 PM
Querida Haydée, hermnosos recuerdos de tu infancia, escritos de forma amena, como unba charla con amigos. Eres genial. Felicidades. Un gran beso

Haydée Norma Podestá dijo...

María Rosa, en "Publimentar 1"- Feb 19, 2012 10:10 AM
Los aromas, los colores las pequeñas cosas de nuestra infancia, son los mejores disparadores para nuestros amados recuerdos!! Bellísimos recuerdos y relato!!
besos
María Rosa Leoni

Haydée Norma Podestá dijo...

Néstor Lombardi en "Publimentar 1"- Feb 20, 2012 06:19 AM
¡Hermoso recuerdo! Y bellamente traducido al papel. Durante mi soltería, viví con mi familia en una casa muy grande, que tenía un patio muy largo. En ese patio estaba "la canilla del patio"... pero, ya hablaré más extensamente sobre ese tema. Gracias por recordármelo. Un beso, Néstor

Haydée Norma Podestá dijo...

Elenita, en "Publimentar 1" - Feb 20, 2012 06:15 PM
Jajaja, en mi casa también estaba la "canilla del frente" que utilizábamos para regar los rosales del jardín.
Me encantó la forma que le diste a tu relato, sentí como si estuviera viendo la escena escondida detrás de la araucaria.
Y me causó muchísima ternura verte tan pequeña y traviesa.
Besitos de Luz, para tu bella alma.

Haydée Norma Podestá dijo...

Josephine Ruizen "Publimentar 1" - Feb 21, 2012 03:00 AM
Querida Haydée, los recuerdos perduran en nuestra memoria,
nunca se olvidan, muy bien relatado y la foto muy linda,
me ha gustado mucho leerte amiga mía, te dejo un abrazo inmenso.

Julia dijo...

Querida y recordada Haydeé,espero me recuerdes soy Julia,esposa de Oscar,tu primo ,hijo de Amanda y Enrique.Te recuerdo en nuestra boda y en tu casa de Fisherton,cuando tu mami nos homenajeó con una rica comida.Tambien recuerdo a Pirucho y me guardo la foto que pusiste en este blog,con el y su esposa.Espero te conectes al face y podamos charlar de tiempos viejos.Besos.

Lularosarina-Julia dijo...

Querida prima,yo tambien tengo un recuerdo de la canilla del patio en mi casa de soltera.Hasta en la fiesta de nuestra boda con Oscar,vos estas sentada de espaldas a ella,justamante..Recuerdo tu casa,con su jardín grande,la calle Donado,la casa luego del caminito largo,donde tu mamá nos agasajó con una comida riquísima,pollo a la Villeroy,cuando volvimos de nuestra luna de miel en Rio Ceballos.
Tambien me gusta mucho tu blog,los comentarios en la Asoc.Cooperadora de la que formó parte Oscar hace años,siendo Pte.de la Cooperadora de la Escuela Pando y de la Baffico tambien.Tenemos tanto para charlar...espero lo hagamos pronto.Besos.