viernes, 25 de noviembre de 2011

MENSAJE 2




Seguirá llegando
todas las mañanas
ese beso puro
que envío por vos.
Seguiré guardando
dentro de mi alma
ese amor inmenso
que vive por vos.
Pero en la ronda
que enlaza los días
tejiendo las horas
tan lejos de vos,
reaprendo las risas
con otras caricias
de un amor ardiente
que ya no sos vos...

Quizá es el premio
que me da la vida
por haberte amado
más allá de mí.
Tal vez en tu ahora
te amen con locura,
con pasión intensa
como te amé yo
y en tu rostro amado
posen su ternura
murmurando versos
como lo hice yo...

Pasarás tus días
reviviendo encuentros
mientras yo resurjo
a un mundo de luz;
pero el relicario
de mi pecho amante
guardará el recuerdo
de tu dulce voz.
Yo te dije siempre,
más allá de todo,
y aunque hoy lo ame
no te olvido a vos
pues fuiste la fuente
de mis ilusiones,
el alma gemela
que el destino envió.

Pondrá la distancia
sus amores nuevos,
olvido o nostalgia
verterá en los dos.
Moriré en  mi cuerpo
-amor de tu vida-
cerrarán tus ojos
- de la mía, luz -
pero nuestra historia
más allá del tiempo,
más allá del mundo...
¡es eterno amor!

Haydée Norma Podestá
Rosario, 25/11/11
Santa Fe, Argentina
Derechos reservados

4 comentarios:

Manuel Maria Torres Rojas dijo...

El presente hace pura la vida...

Haydée Norma Podestá dijo...

Gracias Manuel María...no sabés cómo me ayudan tus palabras.Pero, ¿cómo se hace para olvidar?

José Antonio del Pozo dijo...

un impresionante poema... de amor, Haydée
saludos blogueros

Haydée Norma Podestá dijo...

Agradezco tu comentario, José Antonio...sí, de amor...y de un amor que, a pesar de los avatares de la vida, no muere...Saludos desde esta cálida noche de primavera. haydée