martes, 5 de octubre de 2010

PARA TI

* Desde mi adolescencia...¡bellos tiempos guardados en mi corazón!



Soledad de noche de un alma que sufre.
Cada juventud es un poco la juventud de todas las eras;
por eso, en mis venas forman sangre
todas las tristezas  y todos los dolores del mundo.
Pero no es estéril mi mente:
dadme un desierto y os daré un bosque.
 Que de la pena surge todo lo bello
y de las lágrimas nacen las perlas.
Y de mi soledad misma, 
de la estepa viviente que holla mi paso
surgirá el palacio de sueños
que promete mi verso.
 Seré como tú quieras,
tu virgen amante
o tu amante virgen.
De tus ojos dependerá mi alma
según tú me veas alta
o me quieras tener en tu pecho fundida.
Besarás mi frente o besarás mi boca 
y verás en un instante
o toda la llama ardiente de una fe sincera
o toda la ardiente sed de un amor sin precio.
Y a tu lado, volveré a ser niña,
y a tu sombra vegetaré eternamente;
que yo nací para amarte,
y amándote, nombrarte, adorarte, besarte.

Haydée Norma Podestá
Rosario, 19/01/61 (Santa Fe, Argentina)
Derechos reservados

2 comentarios:

Mary dijo...

Que hermoso poema...Un regalo para los ojos...gracias por compartirlo...Un abrazo!!!

Haydée Norma Podestá dijo...

Muchas gracias, Mary...Fue para alguien muy importante en mi adolescencia. Un abrazo. haydée